+34 693 805 670 hola@ofeliamatos.com

Infancia.

Recuerdo perfectamente cuando fui niña. La niñez fue la mejor etapa de mi vida, la que contiene los mejores y más bonitos recuerdos de los que tengo conocimiento, fue precisamente la niñez. 

Dedicarme a la fotografía infantil no ha sido una decisión por impulso, a mi manera de ver, para hacer fotografía infantil se necesita un montón de niñez dentro del corazón, se necesita sorprenderse aún con cosas simples, se necesita sentir más que ver, se necesita agacharse y ponerse a la altura de esas criaturas que corretean por el espacio y al principio te miran con recelo. Se necesita un corazón saltarín y ver todo con colores brillantes, sonreír, y tener ganas de diversión. Si cumples esos requisitos, es muy posible que se te de genial hacer fotografía infantil, aparte de la técnica, claro está.

 A estos hermanos tan bonitos les conozco desde hace varios años, de hecho, a Gael le conocí cuando aún no había nacido. Hice sus primeras fotos cuando mamá estaba embarazada y su hermana Emma tenía dos añitos. Cuánto tiempo ha pasado y qué alegría me da volver a verles cada año en esas dos ocasiones en que les hago fotos. Fotografía infantil en primavera y en Navidad. 

Gael y Emma son amorosos, sonrientes, muy lindos. Ella algo más tímida, tal vez por la edad, tiene una manera de mirar a la cámara innata, le gusta esto de hacerse fotos y no tiene reparos en posar y sonreír. Él tiene una sonrisa que llena el espacio, es un niño muy feliz, travieso y que se muere con cada broma loca que le hace su padre.

No puedo hacer más que mostraros las fotos de esta sesión y desear que la disfrutéis mucho. 

Si estáis interesados en hacer una sesión de fotografía infantil, solo debes contarme tu idea y haremos de ella algo realmente especial y un recuerdo precioso para la familia. 

Os agradezco que os paséis y comentéis, si compartís, aún más. 

Besos.